11/7/11

POBRE CORRUPTO




Lo más difícil que tenía el día era dejar los cartones bien guardados, que no los robaran o tiraran, y que por la noche volvieran a su uso normal de cama. Hecho esto, me iba en busca de un aparcamiento libre para que el dueño del restaurante “La Fragata”, que siempre venía con prisas, aparcara su coche y me dejara sus píngües propinas. Nadie se acercaba a los cubos de basura de “La Fragata” si no tenía bordado el nombre en sus camisas, al no ser que quisieran ver sus bolsas salir volando hasta unas oficinas municipales cercanas. En el parque próximo había un rincón escondido donde repartía boletos para retozar a módicos precios, con tarifa extra por cada lujo que quisieran añadir. Todo iba sumando en mi cuenta de ahorro, era el vagabundo más acaudalado de toda la ciudad, con harapos remendados con los mejores hilos de las boutiques del barrio. Una noche, cuando regresaba con mis cartones, una redada policial llevó mis huesos a la trena. El juício fue rápido y la condena cuantiosa por tráfico de influencias y cohecho. Menos mal que no descubrieron mi puesto de diplomas falsificados para funcionarios, políticos y sacerdotes.


.

21 comentarios:

  1. Esos harapos remendados con los mejores hilos son una descripción fantástica aplicable a muchas cosas. Cuando falla lo esencial los parches no cuentan.

    ResponderEliminar
  2. El puesto de títulos falsificados debe suponer, sin duda, un lucrativo negocio.

    ResponderEliminar
  3. Los diplomas era lo que le daba beneficios, lo demás sería una tapadera...

    ResponderEliminar
  4. Fantástico Adivín!!!Me ha encantado. Seguro que en la carcel sigue con su lucrativo negocio.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  5. Si es que desde luego aqui el mas tonto hace relojes de madera...
    Que pais!
    Muy buen micro Adivin... con ese toque critico nos has revelado unas cuantas verdades...

    Un besito.

    ResponderEliminar
  6. Reflejas estupendamente la realidad de un país o de un planeta entero. No se puede fiar uno de nadie.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno Adivín esa economía soterrada de vagabundo.

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno, corrupcción hasta el último tramo social.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Cada cual se gana la vida como puede Adivín. Este mendigo tuyo tiene mucha miga.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Muy bueno. El final me gustó mucho. Debió ponerse las botas con ese puestito de diplomas... Si algún día encuentro en un parque el registro de títulos vendidos prometo hacerlo público. Saluditos!!!

    ResponderEliminar
  11. Vaya si remendaba influencias...

    Saludos muchos, Adivín.

    ResponderEliminar
  12. Blogsaludos a todos

    Hola Montse, el harapo es bello va a ser la nueva campaña de la moda para otoño.

    Hola Jose Luis, lo próximo será un topmanta de los puestos en el hemiciclo.

    Hola Canoso, lo que daba era las reservas en la cola de los títulos.

    Hola Rosa, en la cárcel reparte los puestos de vigilancia, si este salió fino.

    ResponderEliminar
  13. Hola Cybrghost, encantado de que te encante.

    Hola Gala(tea), y al paso que vamos va a tener que dar préstamos a los bancos.

    Hola Anita, bueno, uno se puede fiar de que tu perro acabe de diputado.

    Hola Ángeles, ahora está soterrado hasta el coche del alcalde.

    ResponderEliminar
  14. Hola Elysa, el tramo ya lo han vendido, tendrás que buscar otra palabra.

    Hola Nicolás, tiene miga, corteza y hasta la lima para fugarse.

    Hola Relatadamente, el registro de títulos esta a buen recaudo en la hemeroteca de la carcel.

    Hola Luna, influencias, cohechos y demás congelados.

    ResponderEliminar
  15. Da igual el nivel en el que nos situemos, en todos el trapicheo es fundamental para sobrevivir.

    ResponderEliminar
  16. Hola Citizen_0, el trapicheo es el trapicheo y que no se lo quiten a los políticos.

    ResponderEliminar
  17. Muy sagaz y ocurrente. Me gustó. Tienes un blog interesante. Sin duda, volveré.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Hola María, gracias por tus palabras y espero volver a verte.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  19. Muy bueno, Adivín, muy bueno... Seguro que en la trena sigue haciendo negocio... España es un país de pícaros desde el principio de la historia... y así nos va.

    Besitos de jengibre.

    ResponderEliminar
  20. Hola Jengibre, la novela picaresca no engaña, corrómpete.

    ResponderEliminar