8/7/11

COMPASIÓN



¡Déjame salir! Tengo claustrofobia y tu estómago es pequeño.



.

22 comentarios:

  1. Es que sois cuatro! Una tendría espacio suficiente.

    ResponderEliminar
  2. Por eso se moverán tanto las mariposas? intentando salir? ja ja, buenísimo!!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Sentir mariposas revoloteando en el estómago algo así como una ilusión que quiere expandirse.

    Me gustó mucho la imagen que se entrelaza con el texto .

    Un abrazo Adivín

    ResponderEliminar
  4. Radiografía del amor...Preciosa.
    No dejes que escapen las mariposas.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  5. La sensación más maravillosa del mundo :)

    ResponderEliminar
  6. ¿Y si se cansan de mover sus alas que les pasaría? UN saludo Adivín de Revolvin.(porque dejarlo en anónimo...)

    ResponderEliminar
  7. Que bueno es.. ese paralelismo entre las mariposas y el amor. Bueno o eso interpreto yo. Me ha gustado mucho y la ilustración así lo refleja.

    Un saludo, Adivín.

    ResponderEliminar
  8. O ellas demasiado grandes...

    besos

    ResponderEliminar
  9. Pobres mariposas... Sé que debería decir que la sensación de sentir mariposas en el estómago es muy agradable, pero pienso en las pobres mariposas allí encerradas y... ¡¡¡que quieres, me encantan las mariposas y tienen una vida tan corta que deben volar libres!!!

    Lo siento, me temo que soy un espíritu demasiado libre...

    Besitos de jengibre...

    ResponderEliminar
  10. Bueno, una conversación y un poco de arrojo y o saldrán liberadas o morirán ahí. Apuesto por lo primero que es más poético.

    ResponderEliminar
  11. Mariposas en la panza...Y una quiere salir!!! Tenía que ser la mariposa negra!

    Un saludo grandote, Adivín. Lindo domingo.

    ResponderEliminar
  12. Por eso se pierden las ganas de comer cuando uno está enamorado...

    ResponderEliminar
  13. siempre he soñado, por culpa de Dalí, con ser devorado por un pez. Así que esta brevedad me estresa y me gusta al mismo tiempo!!
    Adivín, con respecto a tu microinvitados, puedes disponer del micro que quieras, será un placer!!!
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  14. Gracias por vuestros comentarios, más tarde os responderé uno a uno.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  15. Que estupenda sensación la de la lucha de las mariposas por salir del estómago....
    Que vértigo produce esa claustrofovia cuando se transmite al resto del cuerpo...

    Me encantó tu percepción..

    Besitos.

    ResponderEliminar
  16. Hola Montse, en el fondo, bien en el fondo del estómago, son unas abusonas.

    Hola Anita, se mueven a ver si el estómago se abre al fin y gozan los cinco.

    Hola Ángeles, a mi también me llenó la imagen, la encontre revoloteando como las mariposas.

    Hola Rosa, no las dejaré irse, ahí están bien. Hoy he escrito un sensaciones dedicado a ti, dentro de unas tres semanas la publicaré, para que dé tiempo a reposarla.

    ResponderEliminar
  17. Hola Manuel, la sensación parecida a una monteñarusa, que juega con tus sentidos al caer.

    Hola Anónimo/a, prueba a ver.

    Hola Nicolás, es un paralelismo lleno de vida, de presente y futuro, de choque corporal.

    Hola Imelce, es todo tan relativo, es como decir que solo se puede hacer en la cama.

    ResponderEliminar
  18. Hola Respirando, de vez en cuando es maravilloso, aunque ya sé que siempre resultaría agobiante.

    Hola Jengibre, siéntelas libres, al soltarse te hacen libre a ti.

    Hola Cybsghost, las mariposas se sueltan el pelo y nos hacen gozar.

    Hola Luna, que ojo tienes.

    ResponderEliminar
  19. Hola Canoso, se pierden las ganas de comer pero no las de ser comido.

    Hola Sucede, Dalí estaría encantado de sentirlo, de gozarlo.

    Hola Gala(tea), y como se libera el resto del cuerpo y siente un sensación magistral.

    Blogsaludos a todos.

    ResponderEliminar
  20. Adivín muchísimas gracias por pensar en mi para unas Sensaciones.
    Me dejas sin palabras y con unas ganas de leerlo!!!

    Millones de besos desde el aire

    ResponderEliminar
  21. La blogosfera nos une a todos y nos hace dependientes unos de otros. Me siento orgulloso de ser blogamigo de cada uno de vosotros y de vez en cuando esa blogamistad me trae recuerdos para escribir. Hoy cuando iba a los fisios escribía como siempre en mi banco de descanso e inspiración y me saliste tú, deje que llenaras mi cuaderno y surgió.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar