2/2/15

EL PAN NUESTRO DE CADA DÍA


 
Al acabar el colegio, mi madre, que siempre se le dio bien el repartir tareas, mandaba a cada hijo a realizar una. A mí, por ser el mayor, me enviaba a su antiguo trabajo por encontrarse lejos de nuestro barrio de Villacajón, uno de los más pobres de Villapalofrío. Jacinto, su antiguo jefe antes de que su negocio fuera a menos por el dichoso supermercado que le plantaron al lado, me tenía guardado pan y pastelillos hechos en su obrador. Después de recogerlos, caminaba a toda prisa para ver si los niñatos del colegio de pago no hubieran salido. Nunca había suerte. Un grupo de ellos, entre los que se encontraban los nietos de las grandes familias, comenzaban a insultarme y lanzarme piedras casi seguro recogidas por la mañana, antes de entrar a clase.

Aquel día no llevaban piedras y eso me mosqueó mucho. Comenzaron a perseguirme mientras gritaban que tenían hambre, que me iban a comer los pastelillos y el pan. Corrí desesperado, con el miedo como acicate, pasando por calles ajenas a mi calaña. De repente, apareció una iglesia muy puesta, de esas que las mantillas no iban recosidas. Su párroco les gritó por su nombre a los niños pijos, éstos recularon. Me acogió entre sus brazos y me acarició.

-No te preocupes hijo mío, todo ha pasado. Entra conmigo a rezarle a Dios a su casa.

Nunca pensé que rezarle a Dios fuera tan doloroso.


Nos volvemos a ver el 16 de febrero, lunes a las 9 de la mañana, con otra sensación que espero os guste.

El 4 de mayo, después de los dos meses de descanso que me he de tomar, estaré con todos vosotros en otra historia de Villapalofrío que os hará vibrar. Saludos.

.

70 comentarios:

  1. Hola Nel, sacando tiempo del poco que tengo... vengo a tu casa y me encuentro con un buen tema denuncia. ¡Ya me parecía a mí que en Villapalofrio no existieran curas como ese, últimamente tan comunes... !
    Buen relato, ¡enhorabuena!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosy, se te echa en falta. Tenía una historia en la que el final no estaba muy claro, pero al ver un programa de televisión dedicado a las víctimas de violación por parte de la iglesia lo tuve claro. La historia estaba esperando por ello, lo necesitaba. Así salió. Saludos.

      Eliminar
  2. Nel, conmovedor este relato, que ha estado y está ahí como un iceberg inmovilizando aguas. Me uno a este grito denuncia, para que termine esa lacra de animales, porque no tienen otro nombre.
    Comparto gustosa Nel.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen, antes de jubilarme por enfermedad estuve 20 años ejerciendo de maestro y he tenido la suerte de vivir al lado de los niños. Por ello, cualquier acto impropio que se haga con ellos me parece de un canalla que es para lo único que no encuentro la palabra perdón. Menos aún cuando se les engaña con la autoridad moral. La iglesia debería de arrodillarse delante de cada niño y, no pedirles perdón, que eso jamás lo tendrán, limpiarles los pies como hizo Jesucristo. Saludos.

      Eliminar
  3. Un conmovedor testimonio.. y muy bien relatado,te atrapa a la primera frase!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lunaroja, ha sido el único tema que al final de escribirlo no he sentido satisfacción, es cruel, más aun cuando se sabe que esta basado en una realidad cotidiana. Pero he querido verbalizarlo tras ver un programa de testimonios de niños violados por los piadosos, supuestos. Saludos.

      Eliminar
  4. Mi felicitación por este relato tan bien llevado hasta ese sugerido final tan condenable.Eres un buen narrador, pues vas describiendo el acoso infantil, siempre hacia el más débil, pata terminar llevándonos al peor de los acosos que puede sufrir un niño.

    Un abrazo, Nel. Me ha gustado tu forma de denunciar la pederastia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fanny, normalmente suelo hacer críticas más sardónicas pero aquí no me lo ha dado el alma. La pederastia es condenable, el mal trato es odioso sobre todo en los niños, pero encima que lo inflija un llamado siervo de Dios es imperdonable. Saludos.

      Eliminar
  5. Duro relato, puede ser peor caer en manos del rescatador. Muy bueno Nel, una denuncia llena de arte.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yashira, a veces los rescatadores son unos lobos peores que las aves de rapiña del mundo. Todavía me duele el recordar cuando lo escribí, no creas que fue fácil. Saludos.

      Eliminar
  6. Me parece buenísimo, y más que claro. No sé qué es lo que uno siente ya, si indignación, asco, o no sé cuál es el sentimiento exacto.

    De todas formas me gustaría desde aquí, sin ser religioso ni casi creyente, y el casi más bien sobra, que siempre conviene cuidarse de generalizar porque puede ser tremendamente injusto y malvado. No lo digo por el relato, lo digo por las sensaciones e impresiones que nos pueden dejar a la opinión pública en general el hecho de que se acumulen ciertas noticias de índole parecida.

    El relato me parece sencillamente espectacular, enhorabuena Nel porque es buenísimo, y además resulta más que pertinente.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Geus, pecadores los hay en todas las casas, además que todos tenemos nuestros pecados mayores o menores. Hecha esta aclaración, no quiero bajo ningún punto de vista el condenar a todos los sacerdotes, tengo conocidos que lo son y están muy lejos de ese cliché, pero la iglesia ha sido culpable de haber tapado conscientemente muchas violaciones de niños, haciendo incluso culpables a las víctimas. Mala la violación, pero malo también el apoyo al violador. Hay que ser más sensibles ante estos hechos y la iglesia no lo fue y en algunos casos no lo es. Saludos.

      Eliminar
    2. Estoy totalmente de acuerdo Nel, siempre he sido muy crítico con ese tema, sólo quería acordarme de las personas que también forman parte de la comunidad y que son tan buenas y tanto bien hacen, más que nada por el hecho de que se ven perjudicados por todo este tema.

      Pero sí, estoy de acuerdo contigo, por supuesto.

      Eliminar
  7. Hola Nel, ya de por si el sufrimiento de un niño, sea por el motivo que sea y sea en la parte del mundo que sea es tremendamente injusto, es brutal e inhumano
    Y si viene bajo la mano del consuelo de la Iglesia que decir !! como bien dices en una de tus replicas deberían arrodillarse ante cada niño , ungirle y besarle los pies y ni así serian dignos de perdón.
    Sé lo que es ese sufrimiento, que compartí con un buen amigo que a sus más de 50 años llora lágrimas de sangre recordando sus tiempos de internado
    en fin ..
    Un abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola MaRía, tuve la desgracia de estudiar en un colegio de curas donde los toques indignos hacia nosotros era bastante generalizado. Esos roces no conllevaron nada, sólo que ahora te acuerdas y te respingas. Pero había chavales que estaban internos y sus caras lo decían todo. De aquella no era consciente pero ahora oigo esos gritos silenciosos, esas miradas mudas, y tengo remordimientos de no haber hecho nada. Al final nos sentimos culpables todos menos ellos. Saludos.

      Eliminar
  8. Un micro muy duro en el que se balancea la pobreza con la miseria moral. Tirar piedras a los perros o los pobres (hoy les queman en los cajeros), y los abusos de quienes nunca deberían cometerlos. Resalto esas mantillas no recosidas.
    Duro y triste relato que lamentablemente sigue siendo actual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía yo que mi relato de las vacas cántabras no te iba a contentar, jeje. Pero para pastos, los de los Montes de Toledo, por supuesto, jiji.

      Eliminar
    2. Hola Ximens, ha sido duro también escribirlo. A los que formamos parte del mundo de la enseñanza nos duele lo nuestro, como tú bien sabes, y pensamos que nuestro respeto por los chavales es idéntico entre todos, que equivocados.

      No dudo que en los Montes de Toledo los pastos sean los mejores del mundo, pero en Asturias lo son de la galaxia. A grandones no nos gana nadie, vamos hombre. En serio, felicidades. Saludos.

      Eliminar
  9. Eres excelente escritor, te aplaudo con todas mis ganas !soberbio directo al "dolor" de aquel que confía ...algunos uniformes ya se sabe.

    Besos muchos y fuertes

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tramos, lo mejor es coger los problemas sin anestesia, aunque después estemos días con dolores del alma imaginarios, que no nos dejan dormir con tranquilidad. Saludos.

      Eliminar
  10. Huyuy, Nel, me parece que la pedofilia también ha hecho su aparición en Villapalofrío, jeje. Me da que los palos y piedras de llos nenes pijos habrían sido mejor opción.
    Besines y comparto, compañeru!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Argonauta Mayte, en Villapalofrío tienen de todo lo malo en abundancia, así son ellos, muy grandones, casi tanto como nosotros los asturianos, que a grandones no nos gana ni dios. Cualquiera de las opciones es mala, ambas denigran a la persona y la destrozan el alma. Saludinos asturianina.

      Eliminar
  11. Increíble lo bien manejado del tema. Me has dejado con el alma a cuadros y el corazón en un puño.

    Lo bordas.Muy bueno. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Albada, el mundo infantil duele, la crueldad con él es despreciable y creo que sin perdón. También duele bordarlo, pero para eso escribimos, para denunciar y no dejar hueco en el que descansar los canallas. Saludos.

      Eliminar
  12. A muchos de esos sinvergüenzas; los tenían que crucificar como a Jesucristo.

    Un abrazo Nel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rafa, no creo que haya que ser como ellos y pontificar por encima del bien y del mal. Desde luego, que sobre ellos caiga todo el peso de la ley. La iglesia que resarza a sus víctimas, que dinero tiene a raudales. Saludos.

      Eliminar
  13. ¡Ay! Estoy flipando. Está tremendo el relato. Toma gran crítica! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana, en un principio no guardaba un mensaje tan crítico pero al dejar macerar la idea se cruzó con un programa de televisión y... ¡zas!, salió el mensaje contundente. Por eso es bueno dejar crecer las ideas. Saludos.

      Eliminar
  14. Respuestas
    1. Hola Trimbolera, es tan contundente como cruel. Es muy duro escribirlo así que me imagino leerlo. Saludos.

      Eliminar
  15. Madre mía... Estos de Villapalofrío cómo van, ¿eh? Un relato que ya de por sí es duro, pero que con ese final, deja un peor sabor de boca.
    Como siempre, me fascina tu manera de escribir.
    ¡Un saludo! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen, el final deja el corazón resquebrajado, hecho añicos. Nadie se puede arrogar la bula moral pero algunos lo intentan, aunque sea con el dolor de los ángeles. Saludos.

      Eliminar
  16. Me ha conmovido tu relato, muy duro, muy bien narrado, y me ha llegado profundo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María, la vida está llena de pecados pero aquellos que juegan con los niños son los más dolorosos. No debemos de pasar ninguno, aunque la iglesia lo intente. Saludos.

      Eliminar
  17. Bueno Nel, dan ganas de gritar de rabia, de cometer un crimen disfrazado de vengador... El caso es que en la salvación puede estar la condena, esto se aprende pronto. Por suerte, no todos lo aprendemos tan duramente. Sobervio texto amigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel Ángel, es lo más asqueroso que se puede hacer en la vida. Imponer tu sexo a otra persona que no quiere es de un salvaje incomprensible, es peor que matarla, encima si hablamos de niños... no hay palabras para describirlo. Es penoso. Saludos.

      Eliminar
  18. Gracias por tu sensibilidad a la hora de denunciar un hecho tan vergonzoso, horrible....atroz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Esther, he dedicado mi vida a la enseñanza y los niños me han hecho pasar los mejores momentos de mi existencia, normal que esté comprometido con su causa. Saludos.

      Eliminar
  19. Vaya, Nel, me ha sorprendido el final, tanto que en un primer momento creí que el protagonista había alcanzado la salvación gracias a ese ser vengador y compasivo... pero esa última palabra que sacó de mi error tan bruscamente que me he quedado traumatizada igual que el pequeño protagonista. Un abrazo Nel y enhorabuena por lo buen narrador de historias de un pueblo como cualquier otro pueblo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mercedes, los desalmados suelen vestir piel de cordero, normalmente estos delitos contra niños lo suelen realizar personas allegadas a ellos, y por desgracia es difícil descubrirlos. En este caso, el desalmado se esconde en un aura de santidad, por eso hace más imperdonable el delito. Saludos.

      Eliminar
  20. Muy bueno, Nel, el final es sorprendente. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alfredo, lo importante es que las letras a veces puedan combatir la injusticia. Saludos.

      Eliminar
  21. La verdad es que es una pasada.
    Me ha emocionado como pocos. Tratas un tema muy particular de una forma que parece que lo has vivido. Me ha recordado Las cenizas de Angela. Un horror contado por la voz de un niño que te estremece el alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paola, no lo he vivido en propia sangre pero he estudiado en un colegio de curas donde había niños internos. De aquella no era consciente, pero ahora me explico las caras largas de aquellos pobres, lo que no pasarían. Me ha encantado Las cenizas de Ángela, esa Irlanda católica tan tremenda. Saludos.

      Eliminar
  22. Antes se veían por las calles de los pueblos gamberretes como los que a ti te esperaban para quitarte el pan, eran niños bien que no tenían necesidad de pan ni de pastelillos, pero eran sus gamberradas mas “graciosas” ahora es el acoso escolar… y así hay niños que terminan dejando el colegio, y los mas traumatizados suicidándose…
    Me has hecho recordar cosas de mi entonces, aunque en verdad que no fui víctima de ninguna niña “mala” pero de seguro que hubiese sufrido tanto como yo, o mejor se lo hubiera dicho alguno de mis hermanos, éramos cuatro y yo la pequeña. Muy bonita historia. Un abrazo y vuelve pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lola, hoy en día nos estamos apuntando al carro yanqui y la violencia de pandillas parece ser lo que mola. La juventud piensa que es lo más moderno, desechando la realidad, eso es lo más salvaje y alejado de lo moderno, es lo más cavernícola. Nuestras sociedades europeas son más razonables y mas adecuadas, pero poco a poco se están convirtiendo en lo peor de la sociedad yanqui. Saludos.

      Eliminar
  23. El hombre es tan cruel, tan cruel...

    Saludo enorme, Nel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luna, somos despiadados y nos vanagloriamos de nuestro lado salvaje. Deberíamos de reflexionar más y actuar a lo bestia menos. Saludos.

      Eliminar
  24. genial gracias me a gustado mucho gracias saludos cordiales feli fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isidro, me alegran tus palabras en este relato triste donde los haya. Espero que tu fin de semana también sea feliz. Saludos.

      Eliminar
  25. un relato que abre imaginarios evocadores en muchos de nosotros
    felicidades

    muchas gracias por tu huella
    desde Chile
    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elisa, a veces las palabras se llenan de tristeza, lloran, les gustaría romperlo todo, esa angustia ha sido mi sentimiento cuando escribí este microrrelato. Saludos desde Asturies.

      Eliminar
  26. Es un texto bien escrito y muy real. Coincide con vivencias que experimentamos mucha gente de mi generación y de épocas anteriores. Esa eterna conflictividad entre los niños de familia acomodada y los de clase trabajadora.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dr.Krapp, se les llamaba niños pijos y vestían como peras. Ellos ocupaban una zona de la ciudad y nos dejaban el resto para nosotros. El mirarte por encima del hombro era su signo de identidad. Saludos.

      Eliminar
  27. Todo aquél que hace mal a uno de estos pequeños solo merece le aten una soga al cuello con una rueda de molino al extremo, y lo lancen al agua.
    Y lo dijo Jesucristo ni más ni menos. Pero la justicia humana se complace parece ser, en ser testigo y no juez.
    Un abrazo amigo y gracias por el relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco, es típico que la iglesia desoiga a Jesucristo, al fin y al cabo hace mucho que lo traicionaron por el viejo testamento. Hasta ahí todo correcto, en nosotros está la libertad de abandonar unas creencias manipuladas. El problema viene cuando sus representantes en la tierra hacen daño a los más débiles, a los más incautos, entonces demuestran su absoluta falta de decencia. Gracias por tus palabras y saludos.

      Eliminar
  28. Las diferencias entre clases sociales, siempre existirán y siempre habrá abusadores y sometidos.
    Bueno... en cuanto al dolor del final... Piensa cuanto le dolio a Cristo, el rezar por nosotros!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Humoreo, el que siempre existieron no es razón para que luchemos para acabar con ello. Es difícil, simplemente lograremos una reducción de las diferencias, pero hay que intentarlo.
      En cuanto a Cristo, no me preocupa lo que rezó por nosotros sino lo que lucho, para que ahora vengan sus supuestos representantes en la tierra a abusar de los más pequeños e indefensos. Es vergonzoso y debemos de castigarlos con la justicia terrena, nuestra justicia. Saludos.

      Eliminar
  29. Respuestas
    1. Hola Maria Pilar, gracias por tus ánimos. Saludos.

      Eliminar
  30. No estaba habituado a leer tus relatos así. Siempre optimistas, hoy me lo vi venir porque intuí (leyendo claro) que la mano venía pesada y así fue. Muy valiente de tu parte plantear o denunciar a ésta lacra de la humanidad. Abrazo enorme Nel. Bueno, para ser sincero las mejores pasturas del universo están en la pampa Argentina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo, la historia es un escalafón de despropósitos que empieza por el capitalismo más cruel y el paro, sigue con los cachorros de ese capitalismo y acaba con el baluarte de ese capitalismo, la iglesia católica. A veces no queda más remedio que ponerse serios cuando se tratan ciertos tabúes que el capitalismo salvaje cuenta como intocables.
      No dudo de vuestros pastos, pero los míos son impresionantes, de pura montaña, alguna de ella alta. Saludos.

      Eliminar
  31. Lobos disfrazados de corderos de Dios.
    Como siempre, fantástico relato. Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elena, hay que tener mucho cuidado con esos lobos, siempre salen cuando menos los esperas. Saludos.

      Eliminar
  32. Respuestas
    1. Hola Lapislázuli, la realidad, desgraciadamente, suele ser triste. Y si lleva cuello alzado... Saludos.

      Eliminar
  33. Que fea sensación... Mal recuerdo, pero por suerte la contaste, por estos lares, aquí y ahora, seguro que no contabas el cuento. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gustavo, aquí sale por la tele, es un tema que por desgracia está de moda y que destapa la idea que la iglesia católica no es tan santa. Saludos.

      Eliminar
  34. Hola Nel, tanto tiempo sin leerte, como a muchos blogs de amigos., pero el trabajo y oras obligaciones nos abruman y cuesta sacar tiempo para los hobbies.
    Pero cada vez que vengo me encuentro con textos muy amenos, con ganas del seguir leyendo hasta el final.
    En este caso un tema tan de moda, desgraciadamente, pero muy bien llevado...el miedo de los que pasan estas situaciones queda latente en tus palabras.

    Felicitaciones
    Rosa
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa, la vida tiene sus paradas, necesitamos hacer cosas imprescindibles y necesarias y las otras deben de esperar. Así es la vida, Rosa, todos andamos a cien y debemos de parar, no te preocupes.
      Este es un texto denuncia que me ha dolido hasta escribirlo. Todas las violaciones son intolerables pero cuando hablamos de niños se les une una repugnancia añadida de difícil perdón.

      Gracias por acercarte por aquí y saludos entrañables.

      Eliminar