1/12/14

PERFECCIONISMO


Me parece que definirme como exigente es exagerado. Lo que de verdad soy, es una persona perfeccionista. Imagínate la de veces que he tenido que decirme: “Aguanta Mayuti, que el mundo está lleno de zarrapastrosos y no merece la pena que pierdas los papeles”. Soy tan meticulosa, que todos los domingos logro reunir a comer a mi prole y coloco a mis doce vástagos en el sitio que les corresponde según hayan fastidiado más o menos a la yaya.
¿A qué venía esta comedura de tarro que os he soltado? ¡Ah! Ya me acuerdo. Al campeonato anual de bridge que se celebra en el Real Club de Golf de Villapalofrío. ¿Ya sabréis quién es siempre la ganadora? Por supuesto, una servidora, que invariablemente juega con su elegante perfección. La de ampollas que levanto entre mis oponentes con mí minucioso control del juego. Alguna repugnante se atreve a decir que me dejan ganar para no enrabietarme. Con lo modesta y fervorosa que soy. Voy a hablar del campeonato de bridge y dejarme de tanta lumia repelente.

Mi agotadora preparación comenzaba un mes antes del evento pero, este año, la competición coincidía con la puesta de largo de Piluchi, la hija más simple e irritante que tengo, y al final tuve que entrenarme con dos meses de antelación. Las constantes interrupciones del servicio, pidiéndome que aprobara cualquier estupidez de la dichosa fiesta, eran agobiantes. Mi preparadora personal, la mejor del país, me llamó la atención en multitud de ocasiones hasta dejarme por imposible y abandonarme.  No sabía qué hacer, los años con una persona no son fáciles de suplir. Una sirvienta venida de algún estado del este se ofreció para entrenarme. ¡Qué desfachatez! La despedí al momento y llamé a una coach de Nueva York. Su color me repugnó al principio pero su destreza con la baraja me ganó enseguida. Jamás había conseguido tal grado de dominio del juego. Me hizo sentir más perfecta que la excelencia absoluta.
Estando absorta en mi entrenamiento, vino la egoísta de mi hija a romperme la concentración. A la niñata no le servía la orquesta que sus profesoras de canto y piano le habían seleccionado. Y todo porque había otro grupo donde cantaba cierto mozalbete cuya hermosura había conquistado su necedad de adolescente. Ese era el problema de dejar la educación de tus retoños en manos de institutrices modernas y decadentes. Las clases inferiores, por mucho que hayan estudiado,  jamás están a la altura. Estuve dos noches meditando el asunto hasta llegar a una entente que rozaba la genialidad: contratar al petimetre para que le cantara, con la gran orquesta, algún temilla que otro. Mi hija me dio un beso que resonó en todo el palacio. ¡Qué vulgaridad!

 

El campeonato dio su pistoletazo de salida cuando, supuestamente, estaba arreglado todo lo de la puesta de largo. Me tocó jugar en un grupo inicial de clasificación duro de pelar. Nada que yo no pudiera resolver con mi destreza. Comencé mi participación enfrentándome a Mirta Andrea de Jesús, una miembro de las dos grandes familias de Villapalofrío. Jugar no jugaba un bombón, pero resulta que tenía como entrenadora a la fastidiosa criada del este que yo había despedido. ¡Por todos los cielos! ¿Cómo había logrado dar con ella? Le enseñó todas las trampas del manual y le exigió ponerlos en práctica sin dilación. Logró desconcertarme en grado sumo, perdiendo mi perfección más exquisita. La coach neoyorkina me ordenó desplegar mi caparazón de paz, atacando a la enemiga con una estrategia innovadora. Fue entonces cuando ella gritó “trampa”. Mi caída de ojos arrebatadora, unida al desmayo dolido que ejecuté, hizo que todos los árbitros de la contienda se pusieran de mi parte. Nunca les había caído bien que una criada se codeara con la alta sociedad. A partir de ese momento todo fue coser y cantar.
Lo que no me esperaba yo era que la pelma de la niña no quisiera las flores blancas que le había elegido el ama de llaves. Le hice buscarlas por todas las floristerías de la capital. ¡Desagradecida! Así me pagaba mis desvelos. Mandé a Maruchi, mi hermana solterona, que se enterara dónde conseguir luces de discoteca, serpentinas y globos de colores que sustituyeran a las virginales flores. Lo que no sabía yo era la vena macarra que tenía mi hermana, logró todos mis encargos el mismo día que se los ordené. Tendré que vigilar por donde me anda la muy mosquita muerta.

El gran sábado llegó sin darme cuenta. Iba a alternar entre la gran final de bridge, que por supuesto jugaba, con la puesta de largo de aquella papanatas. Me estaba preparando para iniciar mi deslumbrante fin de semana cuando sonó exasperante el timbre de la verja de entrada a nuestra mansión. Sirenas de coches irrumpieron en los jardines principales de la casa. Policías de uniforme pululaban por todas partes. Traían una orden judicial para registrar mi inexpugnable hogar. El inspector al mando esposó a mi marido como a un vulgar ratero. Mi cónyuge me mandó llamar a sus abogados para que se pasaran por comisaría. No sé muy bien lo que me dijo después. Algo con respecto a una contabilidad B, a una defraudación a hacienda, a cuentas en Suiza y no sé cuántas cosas más. Yo sólo podía que llorar. La mocosa se encargó de todo lo que había mandado su padre. En mi cabeza sólo cogía la idea de que aquellos petimetres podían haber esperado al lunes para que todo hubiera sido perfecto.
 
 
El tercer lunes de cada mes se volverá a publicar en este blog, pero en este caso la poesía, la prosa-poética,..., es decir, lo que denomino sensaciones. No os lo perdáis.

El 5 de enero, lunes, a las 9 de la mañana, se publicará una nueva aventura de Villapalofrío en un año nuevo. Ese día os traeré un delicioso cuento de navidad. ¡Qué os sea propicia!
 
 
.

44 comentarios:

  1. Como se complica la vida deportiva en la Villa. Muy entretenido relato Nel, como siempre. Esperaremos hasta el 5 de enero, día que, por otra parte, es mi cumpleaños y espero festejarlo en Villapalofrío. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo, sabes que en la villa son muy particulares en su vida, les encanta la simpleza que es una barbaridad. Esperaremos a ese 5 de enero para felicitarte. Saludos.

      Eliminar
  2. Muy original el relato,con ese toque ácido del humor negro. Me ha gustado mucho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lunaroja, le podemos decir ácido porque en las calles centrales de Villapalofrío están plantados limonares, de los cuales, una especie les salios negros como sus corazones. Saludos.

      Eliminar
  3. Divertido tu relato Nel, desde luego la señora no tiene desperdicio, a la par que no tiene sentimientos. Estaré pendiente para las nuevas actualizaciones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yashira, me encanta tenerte de nuevo por estos lares. Todo nació con un nombre, Mayuti, y el resto fue poco a poco creciendo, como el arroz. Pero si este relato te sorprendió, el cuento de navidad será la bomba. Saludos.

      Eliminar
  4. Como siempre, divertidísimas estas crónicas de Villapalofrío, no tienen desperdicio, mi querido Nel, y además se inspiran en la realidad, aunque no lo parezcan, jajaja. Comparto, por supuesto, esperé al lunes para hacerlo y que todo fuese perfecto, ya que yo también soy perfeccionista, jajaja. Besines!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Argonauta/Mayte, cada vez que me pongo a escribir para Villapalofrío me sorprende la historia más y más. Creo que parte del éxito está en que el autor es el primer sorprendido. Suelo tener claro el principio y el final de cada historia, pero no sé cómo se arreglan que me la acaban desbaratando. La vida es así, que le vamos a hacer. Saludos.

      Eliminar
  5. ¡¡Muy bueno!! Vaya con la mujer, ¿eh? jejeje No tiene desperdicio...
    Ya me has dejado con ganas de que llegue el 5 de enero ;)
    ¡Un abrazo! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen, la señora es de órdago, para mi no la quisiera yo. ¡Por qué será que las egoístas se suelen autoproclamar las reinas del cotarro! Te espero en nuevas aventuras, saludos.

      Eliminar
  6. Lo que no ocurra en Villapalofrío no ocurre en ningún otro lado.

    Saludos Nel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rafa, son de armas tomar. No te creas, a veces me da un poco de respeto entrar al lugar a tomar notas para escribir. En cualquier esquina puede estar la perdición. Saludos.

      Eliminar
  7. Esa protagonista es una pieza para poner en una pared, como un trofeo de caza mayor. Tan absorta en su mundo de detalles, que hija, y otros asuntos importantes de la casa quedan por atender en aras de una perfección imposible, y además, imperfecta!

    Buen texto, me gustó. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Albada2, ese don que tienen las egoístas jamás lo tendremos los vulgares mortales. Eso ha hecho que sea una historia que ha transcurrido por su cuenta, sin contar con el autor para nada, y la protagonista lo haya acaparado todo. Saludos.

      Eliminar
  8. Tus personajes se encuentran en la vida real, eso es lo que hace tu lectura más graciosa, buscando se encuentran semejantes indeseables aunque también afortunadamente gente insuperable. Brillante como siempre Nel!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel Ángel, nuestro cerebro dibuja la normalidad incluso cuando diseña a Drácula, por ejemplo, es imposible zafarse de la realidad que nos circunda aunque queramos hacerlo. Gracias por tus palabras finales. Saludos.

      Eliminar
  9. Esta si que es un buen ejemplo de lo que es una pija, la has calcado!!
    Disfruté mucho leyendo porque creo que has manejado muy bien la historia. A mí me encanta ese humor fino de fondo que tiene, :)
    Besines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ohma, es algo más que pija, osea no, es repija. Mayuti, una historia nacida por el nombre pijo, es el no va más allá de la borde elegantemente concebida. Ni la paloma hizo que se concibiera mejor. El día que me dijeron el nombre, Mayuti, un amor eterno nació en mi y es el día de hoy que todavía pienso en un personaje de novela que posea, porque ella todo lo posee, un nomenclátor tan osea no. Saludos.

      Eliminar
  10. Extraordinario relato, Nel, sorprendente historia, engancha desde el principio al final.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María, gracias por lo que me toca ya que buena parte del éxito se lo debo a Mayuti, un personaje perfectamente vanagloriado. Saludos.

      Eliminar
  11. Muy bien, Nel. Buen personaje. Me ha gustado tambien el paralelismo de las historias, la partida y la puesta de largo. No es facil conseguir que la sonrrisa permanezca en la cara durante todo el relato, y tu lo has logrado. Lo de colocar a las hijas por orden de lo buena que haya sido lo conocí en el colegio de monjas, cada semana se colocaban las fotos en el cuadro de la virgen según hubieras sido. A más bueno, mas cerca de la virgen.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ximens, Mayuti ha sido un descubrimiento para mí, cuando oí por primera vez ese nombre tan pijo supe que estaba destinada a grandes cosas entre mis manos. Las historias han nacido del mismo personaje: lo que le gusta y lo que no le gusta a tal sabandija. Me alegra hacer sonreír, es la esencia de la vida. Me parece que por ello me van a poner cerca de la virgen, vaya aburrimiento. Saludos.

      Eliminar
  12. buenas tardes un buen relato gracias Nel Morán feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isidro, se te agradece la visita. Me alegro que te haya gustado el relato. Saludos.

      Eliminar
  13. En el desarrollo he visto a la mujer altiva y soberbia. Me ha encantado cada detalle pero lo que más, el final. Me has dejada con la boca abierta y he de confesar que adoro los temas polémicos. Buenísimo Nel. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana, mi vida está rodeada de Anas, a cual más maravillosa. Como escritor se me va la mano hacia temas escabrosos, un tanto jocosos, y por supuesto no le ha de faltar la ironía, en mi tierra somos así, que le vamos a hacer, nací asturiano y por lo tanto un poco protestón. Por lo tanto, mis relatos no pueden ser de otra manera, tal como soy yo. Saludos.

      Eliminar
  14. Nel, eres un buen narrador. ¡Qué historia tan bien contada! Los personajes están muy bien caracterizados con frases de una ácida ironía.El final es muy bueno: rozas la actualidad con el fraude fiscal y vuelves a retratar a la madre con la última frase, impasible ante la detención del marido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fanny, para mi contar historias es no traicionarme a mi ni a mis personajes. Debes de quererlos a todos, aunque estés más de acuerdo con unos que con otros, y es la ironía los que los coloca en el foco y saca su foto de historia. El resto lo da la actualidad, la magia, el realismo... miles de cosas que quieres desarrollar en cada aventura. Te agradezco tu valoración y confío en no decepcionarte. Saludos.

      Eliminar
  15. Buen post, engancha desde el primer párrafo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lola, a veces te cuesta enganchar desde el principio y debes de revisar la historia una vez y otra... Al final, el fallo está en lo más nimio, en lo que manos te has fijado,... Por eso el escritor debe de estar alerta en toda la escritura, no es de extrañar por tanto que nos entren miedos que sólo se disipan al final. Saludos.

      Eliminar
  16. Respuestas
    1. Hola Luna Lunera, en mi más sentido pensamiento imperfecto me alegro que te haya gustado. Saludos.

      Eliminar
  17. En Villapalofrío hay de todo, ocurren las historias más variadas ... Buenoooo, lo bien que estoy yo en mi casa cucutiando por detrás de los visillos !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Trimbolera, a que es increíble la vidilla que hay en Villapalofrío, la gente no es capaz de calibrar el consorcio que se tienen montado entre todos. Ellos se lo pierden. Saludos.

      Eliminar
  18. El super ego , yo y yo y solo yo , que soy divina de la muerte y hasta tal punto que ni mis hijos me llegan a la altura del tacón .. por supuesto con los OjOs bien cerrados para no "ver" de donde sale el dinero , ja!
    Un estupendo relato, un sainete de la más pura /y triste o patética/ realidad de algunos españolitos de ¿a pie?

    Un abrazo desde muy cerca y mil gracias por tus palabras !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola MaRía, Mayuti ha sido un personaje que me ha dado mucho, ahora sé como no ser, a quien no atender, a donde no ir,..., en fin, es una persona entera y verdadera que, te lo juro por lo más sagrado del rey Nabucodonosor, sólo es capaz de estar por debajo de dios, si éste no se descuida, porque vamos la señora tiene bemoles...

      Saludos desde cerca de ese lugar que considero mi segunda casa.

      Eliminar
  19. Hola Nel. Esta mujer si que es de armas tomar, un relato ameno.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alejandra, de armas, de aspirinas y hasta de tranquilizantes tomar, un elementa de cuidado. Vaya biografía de cadáveres que debe de tener. Saludos.

      Eliminar
  20. Creo que Villapalofrío ya debería figurar en Wikipedia, los habitantes se merecen ese honor.
    Siempre entretenido y muy bien escrito, Nel.
    Un fuerte abrazo, y si no paso antes, Felices Fiestas.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Humberto, los habitantes se merecen todavía más que la Wikipedia, sólo por aguantarme tendrían derecho a un viaje pagado a las islas vírgenes del sur, así descansarían. Me has dicho lo más importante para un escritor, ser entretenido, que no se te caiga una lectura de las manos, gracias por ello. Lo bien escrito te lo da el tiempo y la paciencia. Espero pasar por tu blog, tienes un nuevo relato para leer, así que te felicitaré allí. Saludos.

      Eliminar
  21. Villapalofrio ya no es un territorio que me resulte ajeno, aunque acostumbrado a las tibiezas del que ha nacido en puerto de mar desconfío de las rigurosidades de su invierno. Apreciando las virtudes de su oligarquía ciudadana, no vería mal una referencia a las vivencias de su clase trabajadora. El camarero, la limpiadora o el caddy del Real Club de Golf de Villapalofrío.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dr. Krapp, no se preocupe, habré de escribir sobre esa gente. No sería la primera vez, alguno salió antes, pero he de reconocer que me encanta la gente de cuento, que le vamos a hacer, son más chics hasta en el papel cuche. Quizás debiera ver alguno de los futuros relatos, tengo tres escritos y dos son de personajes más cercanos. Saludos.

      Eliminar
  22. Respuestas
    1. Hola Beatriz, gracias por tus palabras y saludos.

      Eliminar