12/8/13

MICROINVITADA 32

LUISA HURTADO GONZÁLEZ
 



Creo que una de las razones por las que empecé a escribir fue por el placer de entrar en una papelería, abrir los cuadernos, sentir el tacto del papel, elegir un bolígrafo, ver como resbala sobre la celulosa y… volver a empezar. Sin embargo, a día de hoy y no deja de ser una pena, sólo uso el ordenador: para recoger las frases que leo aquí y allá que me han impactado o en las que creo que “puede haber algo”, para dejar en algún lugar las imágenes o las palabras que en ocasiones me asaltan (un faro en el desierto, un globo que ve cómo el niño ha dejado de sujetarlo, o “una grulla”, escribo y a continuación, “una hormiga y un muerto”). Son algo así como esquejes de micros, los guardo en un archivo durante un tiempo indeterminado a la espera de que llegue el momento de buscar la historia, de que la frase me llame o, simplemente, tenga que cortarlo, eliminarlo y sustituirlo. En ocasiones las historias empiezan con un “¿y si… ?”, ¿y si contase una receta de cocina como si fuese una corrida de toros, y si… ?”. Muy pocas veces conozco el final; soy la primera en leerme, en sorprenderme y en juzgarme.

No sé mucho más de mí y sólo hay dos reglas sagradas:

-Pelearme, dar vueltas a las frases las veces que haga falta hasta que “el ritmo, la música” parezca ser el adecuado. Hasta que suene bien dentro de mi cabeza.

-Alejarme del texto, irme a dormir, releerlo otro día; obligándome a reescribirlo o tirarlo a la basura llegado el caso.

El micro que os traigo es uno de esos que nació de un “y si…”. Un juego, un experimento, que espero que os guste.

En cualquier caso, antes de que empecéis a leerlo, sólo un momento: dejadme que le dé las gracias a Nel, por traerme a esta casa, por hacerme un hueco entre los que para mí solo pueden ser y son ilustres invitados. Un auténtico honor, gracias. Muchas gracias.




 

A las 11:30 del día de ayer, un hombre armado con un bolígrafo y una goma entró en la página 126 de una novela del centro. Pocos minutos más tarde, retenía a algunas frases, marcándolas en rojo, llegando incluso a empujar a veinte de ellas a un margen, donde las mantuvo sentadas en el más absoluto silencio bajo la amenaza de hacerlas desaparecer. Tiempo después, con algún criterio que no se ha llegado a establecer, liberó a algunas, obligándolas a entrar en algunos párrafos cercanos o escribiéndolas entre líneas, con aparente prisa y letra ilegible; si bien, veinticuatro horas después del asalto, sabemos que ninguna de ellas presenta faltas de ortografía y todas están afortunadamente ilesas.

A día de hoy, el secuestro continúa. Nos consta que aún hay algunos rehenes entre paréntesis; rehenes que sólo serán liberados, usando las palabras del propio secuestrador, cuando alguien le proporcione a esta maldita historia un final aceptable. 


.

16 comentarios:

  1. Una microinvitada entre grandes muy grandes. Muchas gracia por el regalo, un placer.
    Y besos!!!!

    ResponderEliminar
  2. Una grande entre microinvitados más bien.

    ResponderEliminar
  3. Un lujazo leer a Luisa, y un gran placer encontrarla aquí. Me ha gustado muchísimo el micro.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  4. Un alegría encontrar a Luisa en tu casa, Nel. Me ha gustado saber su proceso de escritura, y el microrrelato elegido es fantástico.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Original, simpático y , como era de esperar, muy bien escrito. Me encantan los micros de Luisa, pero este relato periodístico me ha hecho disfrutar un montón.
    Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar
  6. Se siente a Luisa por aquí... Me gusta el micro y el blog.
    Seguiré ojeando para disfrutar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Qué bueno encontrar por aquí a Luisa.
    Nel te has superado.

    Abrazos a ambos.

    ResponderEliminar
  8. No sé qué juego o acto de magia te ha llevado a escribir este ejemplo del bien hacer, Luisa.
    Una preciosura de micro!!!

    Luisa, Nel, besos, un montón

    ResponderEliminar
  9. Qué estilo tan personal y de gran calidad. Me ha gustado mucho.

    Toda una macroinvitada. Enhorabuena. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Nucgas gracias, una vez más, a Nel por permitirme estar en tan excelente compañía. Gracias por las palabras y los comentarios, sois muy amables.

    ResponderEliminar
  11. Hacía mucho que no pasaba por aquí y me alegro de encontrar a Luisa por estos lares. Abrazos a repartir :-)

    ResponderEliminar
  12. Muy imaginativo, original y con un puntito de ironía.
    Muy bueno Luísa!
    Un abrazo, Nel.

    ResponderEliminar
  13. Imaginativo relato, me ha parecido un buen trabajo. Felicidades por estas cosas.

    ResponderEliminar
  14. Gracias Luisa por tu participación, ha sido magnífica. Y a todos vosotros por haber leído el microinvitada y algunos por llegar a dejar vuestros alentadores comentarios. Saludos y gracias a todos por todo.

    ResponderEliminar
  15. Un placer regresar y comprobar como este sitio sigue siendo una verdadera mina de buenas letras.
    Saludos, Nel.

    ResponderEliminar
  16. ¡GENIAL! (Disculpen el ahorro de elogios) Abrazo a la autora.

    ResponderEliminar